, , , , ,

Pastel de espinacas y queso feta

Pastel de espinacas y queso feta

Pastel de espinacas y queso feta. Aquí estoy de nuevo. Tenía muchas ganas de volver a publicar alguna receta, pero no he tenido mucho tiempo últimamente. De momento, seguimos con los platos salados. Hoy os presento este pastel de masa filo, espinacas y queso feta. Lo mismo sirve para un roto que para un descosido (es decir, para almorzar o cenar), es muy fácil de preparar y además de tener un sabor que no os dejará indiferentes, es bastante ligero. Además de las espinacas y el queso feta, el pastel incorpora albaricoques secos (orejones), cebolla morada y piñones.

La pasta filo o masa filo es una masa muy fina, originaria de Anatolia. Su uso es bastante común en la gastronomía de Medio Oriente, según la Wikipedia. Podemos elaborarla o adquirirla en un supermercado, que es lo que yo os recomendaría. En caso contrario, la receta se nos complicaría innecesariamente.


Pastel de espinacas y queso feta

Hay pocas cuestiones que considerar. Básicamente:

  • La receta utiliza queso feta (queso griego). Si no lo encontráis o no os apetece utilizar este tipo de queso, podéis sustituirlo perfectamente por queso de cabra.
  • El pastel incorpora dos cebollas moradas. Si no las encontráis, utilizad cebollas de las de toda la vida.
Y eso es todo. Vamos a la cocina!!!

Una cosa: iba como una moto y no tomé fotos!!! Lo siento!!!

Ingredientes del pastel de masa filo, espinacas y queso feta:
  • 6 láminas de pasta filo.
  • 600 gr. de espinacas (en hojas frescas o congeladas).
  • 125 gr. de mantequilla.
  • 60 gr. de piñones.
  • 60 gr. de albaricoques secos (orejones).
  • 200 gr. de queso feta.
  • 2 cebollas moradas.
  • Una cucharadita de cilantro (opcional).
  • Una cucharadita de canela (no os paséis).
  • Una cucharadita de comino molido.
  • Pimienta.
  • Sal.
Preparación del pastel de masa filo, espinacas y queso feta:

Muy fácil. En primer lugar, hervimos las espinacas. Para ello, en una olla, calentamos agua suficiente y cuando hierva, echamos las espinacas y las dejamos cocer durante 8-10 minutos a fuego medio. Retiramos del fuego y escurrimos el agua. Reservamos.

A continuación, en una sartén derretimos unos 25 gr. de mantequilla y sofreímos ligeramente las dos cebollas finamente picadas junto con las especias (el cilantro, la canela y el comino). Removemos hasta que la cebolla se ablande (8-10 minutos).

Incorporamos los albaricoques (picados) y los piñones. Removemos todo durante un par de minutos y reservamos.

Precalentamos el horno a 200 ºC, por arriba y por abajo.

Preparamos a continuación el pastel de masa filo. Para ello, forramos con papel de hornear la base de un molde de unos 16 cm. de diámetro. A continuación, derretimos lo que nos queda de mantequilla.

Pincelamos la base del molde y ponemos una hoja de masa filo, de manera que cubra la base y las paredes del molde (tiene que colgar por los lados). Pincelamos la hoja de masa con un poco de mantequilla. Lo pincelamos todo, la base, los laterales y lo que cuelgue fuera.

Repetimos lo anterior con el resto de hojas de masa filo. Ponemos una, pincelamos, ponemos otra, pincelamos...

Una vez preparado nuestro molde, nos vamos a por las espinacas que teníamos reservadas. Estrujamos bien para retirar cualquier resto de agua que pudieran tener y las picamos con ayuda de un cuchillo. Las añadimos a la mezcla de cebollas y removemos todo el conjunto.

A continuación, ponemos en nuestro molde la mitad de la mezcla de cebollas y espinacas. Repartimos homogéneamente sobre el molde.

Troceamos el queso feta y lo ponemos encima de la capa de espinacas.

Por último, repartimos lo que nos queda de mezcla de espinacas y cebolla sobre el pastel.

Ahora, por fin, vamos doblando la masa filo colgante sobre la superficie del pastel, para ir cerrándolo. A medida que ponemos un poco de masa sobre el pastel, vamos pincelando con lo que nos quede de mantequilla.

Una vez cerrado el pastel, lo introducimos en el horno (recordad que lo habíamos precalentado a 200 ºC por arriba y abajo). Lo dejamos ahí durante unos 35-40 minutos, hasta que veamos que se ha dorado. El tiempo de cocción dependerá principalmente del horno que tengamos.

Y eso es todo. Podéis comer este pastel caliente, templado o frío. Yo lo he probado de las tres maneras y en cualquier caso está muy bueno.

Espero que os haya gustado esta receta de pastel de masa filo, espinacas y queso feta. Procuraré volver  pronto con otra receta.

Hasta pronto!!

Buen provecho!!!

Pastel de espinacas y queso feta

Pastel de espinacas y queso feta




4 comentarios:

  1. Noelia Martí dijo...:

    mmmmmmmmmmm...Que pastel más rico, me apunto la receta, porque me ha encantado. Saludos!

  1. laury dijo...:

    que pastel mas rico,me lo apunto!
    saludos.

  1. São Ribeiro dijo...:

    Esta com um aspecto maravilhoso.
    Gostei muito dos ingredientes.
    bjs

  1. Nuria Eme dijo...:

    Una receta exquisita, me ha hecho gracia el relleno porque tengo preparado unos canelones para mañana que practicamente llevan lo mismo.
    Menudo primer plano, te ha quedado estupendo.Qué fotos!!!
    Por cierto ya he visto tu lomo a la sal colgado en la página de La Buena Cocina, les he mandado un correo poniéndolos verde, si me contestan ya te cuento.
    Es que hay mucho morro por la vida.
    Besotes mi niño.

Publicar un comentario