, , , , , ,

Baklawa. Baklava. Baclava

Baklawa. Baklava. Baclava.

Baklawa. Baklava. Baclava. Estas son las variantes del nombre con el que se conoce la receta de hoy. La baklawa, baklava o baclava es un pastel procedente de Oriente Medio, elaborado con ingredientes muy comunes y muy rico. Cuando preparé esta Baklawa, su olor y sabor (especialmente su aroma) me recordaban a los dulces que se encuentran en muchas teterías de Granada... Y es que la Baklawa, baklava o baclava (en castellano) se prepara con frutos secos (nueces y pistachos), canela, clavo y agua de azahar.

La preparación de esta baklawa es bastante sencilla, aunque requiere su tiempo y paciencia. Lo que menos me gustó fue tener que pelar los pistachos (vaya rollo!). Sin embargo, el resultado compensa con creces el esfuerzo. Receta recomendada desde ya.


Baklawa. Baklava. Baclava.

Hay pocas cosas que puntualizar, quizás lo único es que deberéis estar atentos para que vuestra baklawa o baklava no se os queme cuando la estéis cociendo. En unos 30 minutos debería estar bien lista. También os recuerdo que se elabora con masa filo y que debéis tratar con mimo y cariño esta pasta... Por cierto, la masa filo la encontráis sin problemas en casi cualquier supermercado, en la misma sección donde se encuentra la masa de hojaldre, etc...

Algunas recetas de baklawa, baklava baclava.incorporan almendras u otro tipo de frutos secos. La mayoría que he visto por ahí llevan pistachos y nueces, que son los que utilizaremos aquí.

Los pistachos los compré con sal porque no encontré de otro tipo. Además, tuve que pelarlos, para lo cual hubo que escaldarlos... Fue un poco rollito pero la baklawa salió muy rica.

Nada más, así que a a la cocina!!!

Ingredientes de la Baklawa, baklava o baclava:
  • 250 gr. de pistachos (sin cáscara y pelados).
  • 250 gr. de nueces groseramente picadas.
  • 250 gr. de azúcar (50 gr. para la mezcla de nueces y pistachos y el resto para almíbar).
  • 2 cucharaditas (8-10 gr.) de canela molida.
  • Una pizca grande de clavos molidos.
  • 500 gr. de masa filo.
  • 250 gr. de mantequilla.
  • 250 gr. de miel.
  • Zumo de un limón.
  • 3 cucharadas de agua de azahar.
Además:
  • Una fuente rectangular para horno de unos 30x40. Si es de otro tamaño, no importa, simplemente os sobrará un poco de masa filo.
Receta de baklava:

La preparación de esta receta de baclava, baklawa o baclava tiene dos partes: en primer lugar, la preparación del pastel, propiamente dicho. En segundo lugar, la preparación del almíbar de limón y agua de azahar con el que bañaremos el pastel.

Comenzamos con los pistachos. Lo normal es que no encontréis pistachos pelados y sin sal (serán  más caros) así que tendréis que hacer lo mismo que hice yo: poner una buena película, sentarnos delante del televisor con un paquete de pistachos y empezar a quitarles la cáscara, pero sin comérnoslos!!!

A continuación, ponemos un cazo con agua hirviendo y echamos los pistachos al agua. Algunos protestarán, porque un baño de agua hirviendo no le sienta bien a casi nadie, pero vosotros manteneos en vuestro sitio, firmes e impasibles. Dejamos los pistachos en el agua hirviendo durante un par de minutos, los escurrimos y, ahora sí, los pelamos. Creo que esto es lo peor que tiene la preparación de esta baklawa, baklava o baclava, porque consume bastante tiempo.

Trituramos, mejor con un cuchillo, las nueces y los pistachos. En trozos "grandecitos", sin pasarnos. Reservamos 3 o 4 cucharadas de los pistachos picados, para decorar posteriormente.

En un cuenco ponemos el resto de los pistachos, las nueces, 50 gr. azúcar, la canela y los clavos molidos. Removemos y mezclamos bien.

Precalentamos el horno a 180ºC. Sí, la baklawa requiere horno.

Ahora montamos nuestra baklawa, baklava o baclava. El proceso consistirá en superponer capas de masa filo, pinceladas con mantequilla, intercalando, cuando proceda, parte de la mezcla de frutos secos, tal y como explicamos a continuación.

Derretimos la mantequilla. Pincelamos la fuente con un poco de mantequilla y ponemos una hoja de masa filo en la fuente, cubriendo el fondo y los bordes. Pincelamos con mantequilla esta capa y repetimos la operación, poniendo otra hoja de masa filo encima y pincelándola con mantequilla, hasta que hayamos utilizado un tercio de la masa filo disponible. En este momento, repartimos la mitad de la mezcla de pistachos y nueces sobre la masa.

Ahora hacemos otra capa de masa filo con otro tercio de la masa de pasta filo. Ponemos una hoja y pincelamos con mantequilla, ponemos otra y pincelamos... Así hasta que hayamos utilizado otro tercio de la masa filo.

Baklawa. Baklava. Baclava.

Vertemos encima la otra mitad de nueces y pistachos. Continuamos poniendo capas de masa filo y pincelando con mantequilla, hasta que hayamos utilizado el último tercio restante de la masa. Pincelamos la última capa con matequilla, echándola toda si tenemos suficiente todavía. Recortamos con un cuchillo los bordes que salgan fuera de la fuente.

Antes de introducir en el horno, podemos marcar los trocitos de baklawa. Cuando la saquemos del horno, nuestra baklawa será un poco más difícil de cortar, porque la masa filo se quiebra con mucha facilidad. Para resolver este problema, podemos cortar cuadrados de unos 3x3 cm. (incluso 4x4 cm.) de nuestra baklawa ahora que está en la fuente.

Introducimos la fuente en el horno durante unos 30 minutos, vigilando que la superficie adquiera un tono dorado. Si no lo alcanza en este tiempo, podéis dejar la baklawa, baklava o baclava  un poco más en el horno, hasta que se ponga dorada.

Ahora nos entretenemos preparando el almíbar. Ponemos a hervir los 200 gr. de azúcar restante junto con 250 ml. de agua. Removemos a fuego lento, hasta que el azúcar se haya disuelto. Añadimos la miel y continuamos removiendo, a fuego medio, hasta que hierva y comience a tomar consistencia de almíbar. Lo ideal es que adquiera consistencia de bola blanda. Para saberlo, cogemos un poco de almíbar con una cuchara, nos enfriamos los dedos con agua y tomamos un poco de almíbar entre los dedos: debemos obtener una pequeña bola blanda. Aunque en realidad esto se puede observar casi con sólo remover el almíbar: veremos que está más denso.

Retiramos del fuego y dejamos entibiar un poco. No debe enfriarse del todo, porque se endurecería demasiado. Añadimos el zumo de limón y el agua de azahar. Removemos bien.

Vertemos el almíbar sobre nuestra baklawa, baklava o baclava. Terminamos de separar y cortar los cuadrados de la baklawa.

Cuando se enfríe, sacamos los cuadrados y los decoramos con los pistachos que habíamos reservado.

Y eso es todo!! Una receta procedente de Oriente Medio, deliciosa e ideal para acompañar un buen té. Espero que os guste esta baklawa tanto como me gustó a mí.

Hasta pronto!!!

Buen provecho!!!

Baklawa. Baklava. Baclava.


Baklawa. Baklava. Baclava.

2 comentarios:

  1. São Ribeiro dijo...:

    Nunca comi mas é daquelas receita que quero muito fazer.
    Essa ficou maravilhosa.
    Bjs

  1. Receta de alto nivel, gran receta y gran blog de cocina!

Publicar un comentario en la entrada